Directores de Secundaria se rebelan contra el caos organizativo

01.10.2015 08:28

El caos organizativo que vienen denunciando los sindicatos desde el comienzo del curso en la Educación Secundaria no se limita a la organización de los horarios y a la escasez de personal en las plantillas docentes.

Un grupo de directores de institutos públicos ha denunciado también que las bajas por enfermedad no se cubren en muchos casos, desconociéndose cuál es el criterio de la Consejería de Educación a la hora de aprobar las sustituciones. La falta de medios materiales para la Formación Profesional Básica y, en general, la inseguridad jurídica generada por la aplicación de órdenes contradictorias ha hecho saltar todas las alarmas.

Concretamente, han sido 23 directores de centros, miembros de ADIAN (laAsociación de Directores de Andalucía) en Huelva los que, en esta ocasión, han denunciado los hechos públicamente tras reunirse este miércoles en el IES Galeón de Isla Cristina (Huelva).

Según los directores, dos semanas después del inicio del curso, falta profesorado, a pesar de estar solicitado desde el mes de julio, una situación que resulta «especialmente grave en el caso del profesorado técnico de Formación Profesional». Además, no se han cubierto todas las sustituciones solicitadas desde el principio del curso: «Desconocemos qué criterios se han tenido en cuenta para que a algunos centros sí se les haya cubierto dichas bajas y a otros no».

Subrayan además que la administración no está facilitando los recursos materiales necesarios para poner en marcha la Formación Profesional Básica, «con un grave perjuicio para el alumnado».

Igualmente, los directores denuncian la indefensión del alumnado que, habiendo suspendido 3 o 4 asignaturas en el curso anterior, en 1º de Bachillerato, y habiéndosele comunicado después de la prueba extraordinaria de septiembre que podrían repetir sólo con esas asignaturas, se ha visto obligado a repetir el curso completo, situación que han conocido una vez ya iniciadas las clases.

Lamentan que no se haya contado con los directores en la planificación, lo que ha conllevado «la masificación de las aulas y la incertidumbre de muchas familias que desconocían en qué centro estudiarían sus hijos». En definitiva, los directores lamentan la improvisación y la inseguridad jurídica a la que la Consejería está sometiendo a la comunidad educativa.